Yuval Noah Harari: lecciones de un año de Covid

En un año de avances científicos y fracasos políticos, ¿qué podemos aprender para el futuro?

¿Cómo podemos resumir el año de Covid desde una perspectiva histórica amplia? Mucha gente cree que el terrible precio que ha cobrado el coronavirus demuestra la impotencia de la humanidad frente al poder de la naturaleza. De hecho, 2020 ha demostrado que la humanidad está lejos de ser indefensa. Las epidemias ya no son fuerzas incontrolables de la naturaleza. La ciencia los ha convertido en un desafío manejable. ¿Por qué, entonces, ha habido tanta muerte y sufrimiento? Por malas decisiones políticas. En épocas anteriores, cuando los humanos enfrentaban una plaga como la Peste Negra, no tenían idea de qué la causaba o cómo se podía detener. Cuando golpeó la influenza de 1918, los mejores científicos del mundo no pudieron identificar el virus mortal, muchas de las contramedidas adoptadas fueron inútiles y los intentos de desarrollar una vacuna eficaz resultaron inútiles. Fue muy diferente con Covid-19. Las primeras alarmas sobre una posible nueva epidemia comenzaron a sonar a fines de diciembre de 2019. Para el 10 de enero de 2020, los científicos no solo habían aislado el virus responsable, sino que también secuenciaron su genoma y publicaron la información en línea. En unos meses más, quedó claro qué medidas podrían ralentizar y detener las cadenas de infección. En menos de un año, se produjeron en masa varias vacunas eficaces. En la guerra entre humanos y patógenos, nunca los humanos habían sido tan poderosos. Moviendo la vida en línea Junto con los logros sin precedentes de la biotecnología, el año Covid también ha subrayado el poder de la tecnología de la información. En épocas anteriores, la humanidad rara vez podía detener las epidemias porque los humanos no podían monitorear las cadenas de infección en tiempo real y porque el costo económico de los bloqueos prolongados era prohibitivo. En 1918 se podía poner en cuarentena a las personas que contraían la temida gripe, pero no se podían rastrear los movimientos de los portadores presintomáticos o asintomáticos. Y si ordenara a toda la población de un país que se quedara en casa durante varias semanas, habría resultado en la ruina económica, el colapso social y la hambruna masiva. Por el contrario, en 2020 la vigilancia digital facilitó mucho el seguimiento y la localización de los vectores de enfermedades, lo que significa que la cuarentena podría ser más selectiva y más eficaz. Aún más importante, la automatización e Internet hicieron viables los bloqueos prolongados, al menos en los países desarrollados. Si bien en algunas partes del mundo en desarrollo la experiencia humana aún recordaba plagas pasadas, en gran parte del mundo desarrollado la revolución digital lo cambió todo. Considere la agricultura. Durante miles de años, la producción de alimentos se basó en el trabajo humano y alrededor del 90 por ciento de las personas trabajaban en la agricultura. Hoy en los países desarrollados, este ya no es el caso. En los EE. UU., Solo alrededor del 1,5 por ciento de las personas trabajan en granjas, pero eso es suficiente no solo para alimentar a todos en casa sino también para convertir a EE. Casi todo el trabajo agrícola se realiza mediante máquinas inmunes a las enfermedades. Por lo tanto, los cierres tienen solo un pequeño impacto en la agricultura.



Imagínese un campo de trigo en pleno apogeo de la Peste Negra. Si les dices a los peones que se queden en casa en la época de la cosecha, te mueres de hambre. Si les dice a los peones que vengan a cosechar, podrían contagiarse entre sí. ¿Qué hacer? Ahora imagine el mismo campo de trigo en 2020. Una sola cosechadora guiada por GPS puede cosechar todo el campo con una eficiencia mucho mayor y con cero posibilidades de infección. Mientras que en 1349 un jornalero promedio cosechaba alrededor de 5 bushels por día, en 2014 una cosechadora estableció un récord al cosechar 30,000 bushels en un día. En consecuencia, Covid-19 no tuvo un impacto significativo en la producción mundial de cultivos básicos como el trigo, el maíz y el arroz. Para alimentar a la gente no basta con cosechar cereales. También es necesario transportarlo, a veces a lo largo de miles de kilómetros. Durante la mayor parte de la historia, el comercio fue uno de los principales villanos en la historia de las pandemias. Los patógenos mortales se movían por todo el mundo en barcos mercantes y caravanas de larga distancia. Por ejemplo, la peste negra hizo autostop desde el este de Asia hasta el Medio Oriente a lo largo de la Ruta de la Seda, y fueron los barcos mercantes genoveses los que la llevaron a Europa. El comercio planteaba una amenaza tan mortal porque cada vagón necesitaba un vagón, se requerían docenas de marineros para operar incluso pequeñas embarcaciones, y los barcos y posadas abarrotados eran focos de enfermedades.

 En 2020, el comercio mundial podría seguir funcionando de manera más o menos fluida porque involucra a muy pocos seres humanos. Un buque portacontenedores actual, en gran parte automatizado, puede transportar más toneladas que la flota mercante de todo un reino moderno temprano. En 1582, la flota mercante inglesa tenía una capacidad de carga total de 68.000 toneladas y requería unos 16.000 marineros. El buque portacontenedores OOCL Hong Kong, bautizado en 2017, puede transportar unas 200.000 toneladas y requiere una tripulación de solo 22. Es cierto que los cruceros con cientos de turistas y los aviones llenos de pasajeros jugaron un papel importante en la propagación del Covid-19. Pero el turismo y los viajes no son esenciales para el comercio. Los turistas pueden quedarse en casa y los empresarios pueden hacer zoom, mientras que los barcos fantasmas automatizados y los trenes casi sin humanos mantienen en movimiento la economía global. Mientras que el turismo internacional se desplomó en 2020, el volumen del comercio marítimo mundial se redujo solo en un 4%. La automatización y la digitalización han tenido un impacto aún más profundo en los servicios. En 1918, era impensable que oficinas, escuelas, tribunales o iglesias pudieran seguir funcionando encerradas. Si los estudiantes y los profesores se refugian en sus casas, ¿cómo pueden impartir clases? Hoy conocemos la respuesta. El cambio en línea tiene muchos inconvenientes, entre ellos el inmenso costo mental. También ha creado problemas antes inimaginables, como abogados que se presentan ante los tribunales como gatos. Pero el hecho de que pudiera hacerse es asombroso. En 1918, la humanidad habitaba solo el mundo físico, y cuando el virus de la gripe mortal se extendió por este mundo, la humanidad no tenía lugar para correr. Hoy en día, muchos de nosotros vivimos en dos mundos: el físico y el virtual. Cuando el coronavirus circuló por el mundo físico, muchas personas cambiaron gran parte de sus vidas al mundo virtual, donde el virus no podía seguirlo.

Por supuesto, los humanos siguen siendo seres físicos y no todo se puede digitalizar. El año de Covid ha destacado el papel crucial que desempeñan muchas profesiones mal pagadas en el mantenimiento de la civilización humana: enfermeras, trabajadores de saneamiento, camioneros, cajeros, repartidores. A menudo se dice que cada civilización está a solo tres comidas de la barbarie. En 2020, los repartidores eran la delgada línea roja que mantenía unida a la civilización. Se convirtieron en nuestras más importantes líneas de vida para el mundo físico. Internet se aferra A medida que la humanidad automatiza, digitaliza y cambia las actividades en línea, nos expone a nuevos peligros. Una de las cosas más notables del año Covid es que Internet no se rompió. Si aumentamos repentinamente la cantidad de tráfico que pasa por un puente físico, podemos esperar atascos de tráfico y tal vez incluso el colapso del puente. En 2020, las escuelas, oficinas e iglesias cambiaron en línea casi de la noche a la mañana, pero Internet se mantuvo. Difícilmente nos detenemos a pensar en esto, pero deberíamos hacerlo. Después de 2020, sabemos que la vida puede continuar incluso cuando todo un país está encerrado físicamente. Ahora intente imaginar lo que sucede si nuestra infraestructura digital falla. La tecnología de la información nos ha hecho más resistentes frente a los virus orgánicos, pero también nos ha hecho mucho más vulnerables al malware y la guerra cibernética. La gente suele preguntar: “¿Cuál es el próximo Covid?” Un ataque a nuestra infraestructura digital es un candidato líder. El coronavirus tardó varios meses en propagarse por el mundo e infectar a millones de personas. Nuestra infraestructura digital podría colapsar en un solo día. Y mientras que las escuelas y las oficinas podrían cambiar rápidamente en línea, ¿cuánto tiempo cree que le llevará volver del correo electrónico al correo postal?


¿Qué cuenta?

El año Covid ha expuesto una limitación aún más importante de nuestro poder científico y tecnológico. La ciencia no puede reemplazar a la política. Cuando llegamos a tomar una decisión sobre la política, tenemos que tener en cuenta muchos intereses y valores, y dado que no existe una forma científica de determinar qué intereses y valores son más importantes, no existe una forma científica de decidir qué debemos hacer. Por ejemplo, al decidir si imponer un bloqueo, no es suficiente preguntar: “¿Cuántas personas se enfermarán de Covid-19 si no imponemos el bloqueo?”. También deberíamos preguntarnos: “¿Cuántas personas experimentarán depresión si imponemos un encierro? ¿Cuántas personas sufrirán una mala alimentación? ¿Cuántos faltarán a la escuela o perderán su trabajo? ¿Cuántos serán maltratados o asesinados por sus cónyuges? ” Incluso si todos nuestros datos son precisos y fiables, siempre deberíamos preguntarnos: “¿Qué contamos? ¿Quién decide qué contar? ¿Cómo evaluamos los números entre sí? ” Ésta es una tarea política más que científica. Son los políticos quienes deben equilibrar las consideraciones médicas, económicas y sociales y elaborar una política integral. Del mismo modo, los ingenieros están creando nuevas plataformas digitales que nos ayudan a funcionar encerrados y nuevas herramientas de vigilancia que nos ayudan a romper las cadenas de infección. Pero la digitalización y la vigilancia ponen en peligro nuestra privacidad y abren el camino para el surgimiento de regímenes totalitarios sin precedentes. En 2020, la vigilancia masiva se ha vuelto más legítima y más común. Luchar contra la epidemia es importante, pero ¿vale la pena destruir nuestra libertad en el proceso? Es trabajo de los políticos, más que de los ingenieros, encontrar el equilibrio adecuado entre la vigilancia útil y las pesadillas distópicas. Tres reglas básicas pueden ser de gran ayuda para protegernos de las dictaduras digitales, incluso en tiempos de plaga. Primero, siempre que recopile datos sobre personas, especialmente sobre lo que sucede dentro de sus propios cuerpos, estos datos deben usarse para ayudar a estas personas en lugar de manipularlas, controlarlas o dañarlas. Mi médico personal sabe muchas cosas extremadamente privadas sobre mí. Estoy de acuerdo, porque confío en que mi médico utilizará estos datos para mi beneficio. Mi médico no debería vender esta información a ninguna corporación o partido político. Debería suceder lo mismo con cualquier tipo de “autoridad de vigilancia de pandemias” que podamos establecer.

En segundo lugar, la vigilancia siempre debe ir en ambos sentidos. Si la vigilancia va solo de arriba a abajo, este es el camino más alto hacia la dictadura. Por lo tanto, cada vez que aumente la vigilancia de las personas, también debe aumentar simultáneamente la vigilancia del gobierno y las grandes corporaciones. Por ejemplo, en la actual crisis, los gobiernos están distribuyendo enormes cantidades de dinero. El proceso de asignación de fondos debería ser más transparente. Como ciudadano, quiero ver fácilmente quién obtiene qué y quién decide adónde va el dinero. Quiero asegurarme de que el dinero vaya a las empresas que realmente lo necesitan en lugar de a una gran corporación cuyos propietarios son amigos de un ministro. Si el gobierno dice que es demasiado complicado establecer un sistema de monitoreo de este tipo en medio de una pandemia, no lo crea. Si no es demasiado complicado comenzar a monitorear lo que hace, no es demasiado complicado comenzar a monitorear lo que hace el gobierno. En tercer lugar, nunca permita que se concentren demasiados datos en un solo lugar. No durante la epidemia ni cuando se acabe. Un monopolio de datos es una receta para la dictadura. Entonces, si recopilamos datos biométricos sobre personas para detener la pandemia, esto debería hacerlo una autoridad de salud independiente en lugar de la policía. Y los datos resultantes deben mantenerse separados de otros silos de datos de ministerios gubernamentales y grandes corporaciones. Seguro, creará redundancias e ineficiencias. Pero la ineficiencia es una característica, no un error. ¿Quieres evitar el auge de la dictadura digital? Mantenga las cosas al menos un poco ineficientes. A los politicos Los éxitos científicos y tecnológicos sin precedentes de 2020 no resolvieron la crisis de Covid-19. Convirtieron la epidemia de una calamidad natural en un dilema político. Cuando la Peste Negra mató a millones, nadie esperaba mucho de los reyes y emperadores. Aproximadamente un tercio de todos los ingleses murieron durante la primera ola de la Peste Negra, pero esto no provocó que el rey Eduardo III de Inglaterra perdiera su trono. Estaba claro que estaba más allá del poder de los gobernantes detener la epidemia, por lo que nadie los culpó por el fracaso. Pero hoy la humanidad tiene las herramientas científicas para detener Covid-19. Varios países, desde Vietnam hasta Australia, demostraron que incluso sin una vacuna, las herramientas disponibles pueden detener la epidemia. Sin embargo, estas herramientas tienen un alto precio económico y social. Podemos vencer al virus, pero no estamos seguros de estar dispuestos a pagar el costo de la victoria. Por eso los logros científicos han puesto una enorme responsabilidad sobre los hombros de los políticos. Es trabajo de los políticos, más que de los ingenieros, encontrar el equilibrio adecuado entre la vigilancia útil y las pesadillas distópicas. Desafortunadamente, demasiados políticos no han estado a la altura de esta responsabilidad. Por ejemplo, los presidentes populistas de EE. UU. Y Brasil minimizaron el peligro, se negaron a prestar atención a los expertos y, en cambio, vendieron teorías de conspiración. No se les ocurrió un plan de acción federal sólido y sabotearon los intentos de las autoridades estatales y municipales para detener la epidemia. La negligencia e irresponsabilidad de las administraciones de Trump y Bolsonaro han resultado en cientos de miles de muertes evitables. En el Reino Unido, al principio el gobierno parece haber estado más preocupado por el Brexit que por el Covid-19. A pesar de todas sus políticas aislacionistas, la administración Johnson no logró aislar a Gran Bretaña de lo que realmente importaba: el virus. Mi país de origen, Israel, también ha sufrido una mala gestión política. Como es el caso de Taiwán, Nueva Zelanda y Chipre, Israel es de hecho un “país insular”, con fronteras cerradas y una sola puerta de entrada principal: el aeropuerto Ben Gurion. Sin embargo, en el apogeo de la pandemia, el gobierno de Netanyahu ha permitido que los viajeros pasen por el aeropuerto sin cuarentena o incluso un control adecuado y se ha olvidado de hacer cumplir sus propias políticas de cierre.

Tanto Israel como el Reino Unido han estado posteriormente a la vanguardia del despliegue de las vacunas, pero sus errores de juicio iniciales les han costado muy caro. En Gran Bretaña, la pandemia se ha cobrado la vida de 120.000 personas, lo que la coloca en el sexto lugar del mundo en tasas de mortalidad promedio. Mientras tanto, Israel tiene la séptima tasa promedio más alta de casos confirmados y, para contrarrestar el desastre, recurrió a un acuerdo de “ vacunas por datos ” con la corporación estadounidense Pfizer. Pfizer acordó proporcionar a Israel suficientes vacunas para toda la población, a cambio de grandes cantidades de datos valiosos, lo que generó preocupaciones sobre la privacidad y el monopolio de los datos, y demostró que los datos de los ciudadanos son ahora uno de los activos estatales más valiosos. Si bien algunos países se desempeñaron mucho mejor, la humanidad en su conjunto no ha logrado contener la pandemia ni diseñar un plan global para derrotar al virus. Los primeros meses de 2020 fueron como ver un accidente en cámara lenta. La comunicación moderna hizo posible que personas de todo el mundo vieran en tiempo real las imágenes, primero de Wuhan, luego de Italia, luego de más y más países, pero no surgió ningún liderazgo global para detener la catástrofe que envolvía al mundo. Las herramientas han estado ahí, pero con demasiada frecuencia ha faltado la sabiduría política. Extranjeros al rescate Una de las razones de la brecha entre el éxito científico y el fracaso político es que los científicos cooperaron a nivel mundial, mientras que los políticos tendían a pelearse. Trabajando bajo mucho estrés e incertidumbre, los científicos de todo el mundo compartieron información libremente y confiaron en los hallazgos y conocimientos de los demás. Muchos proyectos de investigación importantes fueron realizados por equipos internacionales. Por ejemplo, un estudio clave que demostró la eficacia de las medidas de bloqueo fue realizado conjuntamente por investigadores de nueve instituciones: una en el Reino Unido, tres en China y cinco en los EE. UU. Por el contrario, los políticos no han logrado formar una alianza internacional contra el virus ni acordar un plan global. Las dos principales superpotencias del mundo, EE. UU. Y China, se han acusado mutuamente de retener información vital, de difundir desinformación y teorías de conspiración, e incluso de propagar deliberadamente el virus. Muchos otros países aparentemente han falsificado o retenido datos sobre el progreso de la pandemia.

La falta de cooperación mundial se manifiesta no solo en estas guerras de información, sino aún más en los conflictos por la escasez de equipos médicos. Si bien ha habido muchos casos de colaboración y generosidad, no se hizo ningún intento serio de poner en común todos los recursos disponibles, racionalizar la producción mundial y asegurar una distribución equitativa de los suministros. En particular, el “ nacionalismo de las vacunas ” crea un nuevo tipo de desigualdad global entre los países que pueden vacunar a su población y los países que no lo son. Es triste ver que muchos no comprenden un hecho simple sobre esta pandemia: mientras el virus continúe propagándose en cualquier lugar, ningún país puede sentirse verdaderamente seguro. Supongamos que Israel o el Reino Unido logran erradicar el virus dentro de sus propias fronteras, pero el virus continúa propagándose entre cientos de millones de personas en India, Brasil o Sudáfrica. Una nueva mutación en algún pueblo brasileño remoto podría hacer que la vacuna sea ineficaz y provocar una nueva ola de infección. En la emergencia actual, las apelaciones al mero altruismo probablemente no prevalecerán sobre los intereses nacionales. Sin embargo, en la actual emergencia, la cooperación global no es altruismo. Es fundamental para garantizar el interés nacional. Antivirus para el mundo Los argumentos sobre lo que sucedió en 2020 repercutirán durante muchos años. Pero la gente de todos los campos políticos debería estar de acuerdo en al menos tres lecciones principales. Primero, necesitamos salvaguardar nuestra infraestructura digital. Ha sido nuestra salvación durante esta pandemia, pero pronto podría ser la fuente de un desastre aún peor. En segundo lugar, cada país debería invertir más en su sistema de salud pública. Esto parece evidente, pero los políticos y los votantes a veces logran ignorar la lección más obvia. En tercer lugar, debemos establecer un poderoso sistema global para monitorear y prevenir pandemias. En la guerra milenaria entre humanos y patógenos, la línea del frente pasa por el cuerpo de todos y cada uno de los seres humanos. Si esta línea se rompe en cualquier parte del planeta, nos pone a todos en peligro. Incluso las personas más ricas de los países más desarrollados tienen un interés personal en proteger a las personas más pobres de los países menos desarrollados. Si un nuevo virus pasa de un murciélago a un humano en una aldea pobre en alguna jungla remota, en unos pocos días ese virus puede dar un paseo por Wall Street.

El esqueleto de tal sistema global contra la plaga ya existe en la forma de la Organización Mundial de la Salud y varias otras instituciones. Pero los presupuestos que respaldan este sistema son escasos y casi no tiene fuerza política. Necesitamos darle a este sistema algo de influencia política y mucho más dinero, para que no dependa por completo de los caprichos de los políticos egoístas. Como se señaló anteriormente, no creo que los expertos no elegidos deban encargarse de tomar decisiones políticas cruciales. Eso debería seguir siendo el dominio exclusivo de los políticos. Pero algún tipo de autoridad sanitaria mundial independiente sería la plataforma ideal para recopilar datos médicos, monitorear peligros potenciales, generar alarmas y dirigir la investigación y el desarrollo. Mucha gente teme que Covid-19 marque el comienzo de una ola de nuevas pandemias. Pero si se implementan las lecciones anteriores, el impacto de Covid-19 podría resultar en que las pandemias se vuelvan menos comunes. La humanidad no puede evitar la aparición de nuevos patógenos. Este es un proceso evolutivo natural que ha estado sucediendo durante miles de millones de años y continuará también en el futuro. Pero hoy la humanidad tiene el conocimiento y las herramientas necesarias para evitar que un nuevo patógeno se propague y se convierta en una pandemia. Si Covid-19, no obstante, continúa propagándose en 2021 y mata a millones, o si una pandemia aún más mortal golpea a la humanidad en 2030, esto no será ni una calamidad natural incontrolable ni un castigo de Dios. Será un fracaso humano y, más precisamente, un fracaso político. Yuval Noah Harari es autor de ‘ Sapiens ‘, ‘ Homo Deus ‘, ’21 lecciones para el siglo XXI ‘ y ‘Sapiens: una historia gráfica’. Copyright © Yuval Noah Harari 2021

Fuente: Financial Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by